8 buenos libros ambientados en Asturies

Asturias es tierra de literatura. En asturiano o en castellano, son muchos los autores que escogen nuestra tierra para ambientar su historias. Estas son algunas recomendaciones para disfrutar de una tarde de lectura.

Xuan Bello, Hestoria universal de Paniceiros, 2002

Xuan Bello (Paniceiros, 1965), importante referente en la literatura contemporánea asturiana con obras en verso y prosa, nos trae en este libro su tierra natal, un pueblín de Tineo llamado Paniceiros, donde aspira a contar realidad por medio de la mentira, reconstruyendo un universo entero en este territorio tan pequeño. En el libro participan algunas formas literarias que lo sitúan en un punto inclasificable. Entre ellas encontramos el relato, el ensayo y el artículo periodístico. Todas estas formas ayudan a crear brevas secuencias que producen una mirada parcial de la realidad, cuasi como un cuadro impresionista, con un tono que las relaciona. Si quieres llenarte con la memoria de un mundo cada vez más lejano, no dudes en echarle a esta obra tan peculiar, donde la memoria en las leva hasta los lugares más insospechados.

Pilar Sánchez Vicente, Gontrodo, la hija de la luna, 2005

Pilar Sánchez Vicente (Gijón, 1961), de espíritu libertario y feminista, nos trae esta novela una narración histórica que recrea la vida de Gontrodo, una mujer del Asturias del siglo XII que tiene su sepulcro en el Museo Arqueológico de Asturias. En el libro, la autora combina la realidad de un remoto pasado con la ficción para darnos a conocer historia de Gontrodo, una noble asturiana concubina de Alfonso VII y madre de doña Urraca. El libro reivindica el papel de las mujeres en la Historia, una Historia que quiere olvidar a la mitad de la humanidad. Gontrodo sobresale entre las mujeres de su rodeo tanto por su inteligencia como por su aspecto físico (era albina), con una narración en primera persona y una importantísimo documentación que refleja, además, la vida cotidiana de la época.

Román Sanz Mouta, Benceno en la piel, 2020

Román Sanz Mouta, un autor nómada y amante de las metamorfosis, ofrécenos en esta trepidante historia un Gijón donde el benceno de Veriña guarda un secreto espeluznante: en la realidad, el benceno es un virus maceráu desde hace años en los agujeros de las obras del Metrotrén. Este virus, que no parece tan relevante en un principio, conseguirá sembrar el caos en la ciudad. Un grupo de aspirantes a escritores deberá hacerle frente y salvar la ciudad y la Semana Negra. El autor, de origen gallego y asturiano de adopción, y con importantes influencias lovecraftianas, no escatima en humor en esta historia tan original, una aventura que no un pues dejar de leer.

Berta Piñán, La Tierra entero, 1996

Berta Piñán (Cañu, 1962), la tan conocida poeta asturiana, ligada a la defensa de la lengua asturiana, nos trae en este librito de cuentos una variedad tanto de narraciones breves como largas, donde se pincela una visión cariñosa y, al mismo tiempo dolorosa de una realidad rural llena de violencia cotidiana que derivada de las relaciones humanas, de la sociedad y la convivencia, todo ello desde una perspectiva cotidiana y realista.

Laura Castañón, La noche que no paró de llover, 2017

Laura Castañón (Revallines, 1961), nos ofrece en esta novela una narración de engaños de la memoria y la construcción del pasado. Valeria Santaclara lleva desde los 18 años atesorando una carta de su hermana fallecida. Ahora, ya con ochenta años, contará con la ayuda de Laia Vallverdú, una psicóloga que acaba de llegar a Gijón, para enfrentarse a la apertura del sobre que le quitar el sueño. Feli, por su lado, es una joven que trabaja en la residencia de Valeria que desea con todas sus fuerzas escribir, pero la realidad es otra bien diferente. Una historia de cuatro voces entretejidas y unas protagonistas que van cobrando fuerza a medía que avanza la historia.

Arantza Margolles, El crimen de ayer. Crónica negra asturiana (1900-1936), 2012

Arantza Margolles (Gijón, 1982), especialista en genealogía y colaboradora de El Comercio, recoge en esta obra una serie de historias noveladas que relatan los crímenes de la sociedad asturiana del primer tercio del siglo XX. En esa época los periódicos y revistas gráficas comenzaron a publicar primeras crónicas negras bajo el título de El crimen de ayer. Si eres un/a amante de las narraciones de crímenes y quieres saber un poco más de la historia de Asturias, no puedes dejar de leer esta recopilación de cuentos que han alimentado la imaginación de nuestros antepasados.

Alfonso Zapico, La balada del norte, 2015

Esta vez hablamos de un cómic ambientáu en Asturias en los años previos a la guerra civil. Alfonso Zapico (Blimea, 1981), ganador de numerosos premios, ilustra el regreso de Tristán Valdivia al norte para morir, pero la situación dará un giro con la aparición de Ibáñez, reportero de un periódico obrero y Flora, una joven carbonera contratada como camarera que se convertirá en su ángel de la guarda. Con una mirada a la realidad de un pasado que parece cada vez más olvidado, recrea unos tiempos convulsos y de grandes desigualdades, en una época donde comienza a gestar Revolución de Asturias de 1934.

Antón Gardía, Díes de muncho, 1998

Antón García (Tuña, 1960), licenciado en filología española por la Universidad de Oviedo, relata en este libro la historia de Falín, quien regresa a Grandiella después de veinte años. Con su regreso, abrirá la memoria para recordar el último año que ha vivido en el pueblo y los acontecimientos trágicos que han cambiado su vida y le obligan a migrar. En esta novela que ha ganado el XVIII Premio Xosefa Xovellanos de 1997, se reconocen muchos de los lectores que ven reflejadas sus propias vivencias en la historia de Falín. Un relato que pertenece a muchas y muchos asturianos desde que tenemos memoria.