En la Colegiata de San Pedro de Teverga se conservan las momias de dos personajes famosos de la ilustre Casa de Miranda. El más viejo se llamaba Lope de Miranda y Ponde de León y fue el primer marqués de Valdecarzana; murió en Madrid en el año 1688 y su cadaver estuvo depositado en la cripta de los Monjes Bernardos de Madrid durante cuarenta y dos años, siendo trasladado a la Colegiata en el año 1731, donde en un principio estuvo en una sepultura adosada a la pared de este templo.

Más tarde, comprobada la extraordinaria momificación, se construyó una especie de corredor de hierro y se colocó en altura para evitar la curiosidad de la gente. La segunda momia es la de Pedro Analso de Miranda Ponce de León y Trelles, abad de Teverga y obispo de Teruel. Murió en Teruel en 1731 y sus restos fueron soterrados en la Colegiata de San Pedro en noviembre de 1733. Al cabo de unos años se comprobó, sin saber las causes, que estaba momificado y que su sepulcro atraía la curiosidad de los visitantes. Para evitarlo, se colocó en el mismo corredor de hierro, a una altura considerable, donde también yacía su padre. Recientemente, sin duda para la atracción de los curiosos, se bajaron las momias del lugar en el que estaban y fueron colocadas a la izquierda del altar mayor.

 Cita previa para visitas en el teléfono 696 816 915 (Rosa)