La cultura sidrera asturiana a patrimonio inmaterial de la humanidad ya tiene más de 100 embajadores

Post Image
Post Image
Post Image
Post Image
Post Image

El Gobierno de Asturies ha acreditado a los primeros embajadores de la candidatura de la cultura sidrera asturiana a patrimonio inmaterial de la humanidad de la UNESCO. 134 personas y entidades -entre ellos están ayuntamientos asturianos y numerosos sectores de todos los ámbitos- que se encargarán de buscar a nuevas personas que se sumen a la iniciativa.

Entre las labores de los embajadores, que fueron acreditados  durante un acto celebrado el 7 de febrero en el Llagar Trabanco, en Sariegu, figuran la gestión del libro de firmas de apoyo, que en pocos días ha sumado miles de rúbricas, en distintos puntos del territorio y en la web www.culturasidrera.com. También se encargarán de la coordinación con asociaciones o entidades para la recogida de apoyos, de la distribución de distintivos en establecimientos hosteleros y comercios y de la difusión de materiales informativos y promocionales. La lista completa de acreditados figura en la web.

Desde el Gobierno manifestan que “hoy es un día importante para la cultura sidrera porque ponemos en marcha una maquinaria  formidable de apoyo para llevar a buen puerto a esta candidatura”. El proyecto, según han advertido, “es un  reto complicado, pero los asturianos nunca hemos tenido las cosas fáciles y vamos a trabajar sin desmayo para llevar la propuesta a la Comisión de Patrimonio Nacional y, tras pasar este corte, llegaremos a la Unesco”.

Responsables del Gobierno han subrayado que Asturias “es el único territorio que ha conseguido mantener la cultura sidrera de generación en generación, conservando lo mejor de la tradición y conjugándola con la innovación” y han destacado la labor del sector de la sidra “cada día más profesional, que defiende muy bien el producto en un mercado global”.

Álvarez ha destacado la labor de los medios de comunicación “que desde el minuto cero se han comprometido a contribuir, promover y difundir la cultura sidrera, siendo especialmente importante su apoyo porque desempeñan una labor imprescindible e insustituible”.