Empieza el frío y las sopas, los potajes y cocidos empiezan a hacerse un hueco en nuestra mesa. Las legumbres no pueden faltar en nuestra alimentación, ya que son una fuente fundamental de vitaminas y minerales. Los garbanzos son ricos en fósforo, hierro y magnesio y en vitaminas B1 y B6. Hoy os traemos una receta para disfrutar de un plato de cuchara apto para todos los comensales: garbanzos con espinacas.

Ingredientes

  • 400g de garbanzos
  • 300g de espinacas
  • 2 zanahorias
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 cucharada de tomate frito
  • sal y pimienta
  • Aceite de oliva

Paso a paso

  • La noche anterior, ponemos los garbanzos a remojo. Cuando hayan pasado unas ocho horas, escurrimos y los ponemos a cocer junto con el pimentón, la zanahoria y el ajo picado.  También podemos echarle un chorrito de aceite de oliva. Necesitarán una media hora si los cocinamos en una olla exprés; una hora y media o dos horas en una olla normal.
  • Cuando los garbanzos estén cocinados, añadimos una cucharada de tomate frito y las espinacas y dejamos cocer un par de minutos más, hasta que las espinacas hayan reducido.