in

Asturies, destino pujante en turismo deportivo de pádel y tenis

Asturies, destino pujante en turismo deportivo de pádel y tenis
Asturies, destino pujante en turismo deportivo de pádel y tenis

El deporte y el tenis de alta competición son un fenómeno que mueve masas, tanto a nivel de participantes activos en el deporte, ya sea a nivel amateur o profesional, como a nivel de espectadores. Asturias goza de un posicionamiento consolidado en turismo de deportes de raqueta, tanto en tenis, gracias a figuras como el gijonés Pablo Carreño, o como en pádel que, como acaba de nacer, crece a un ritmo vertiginoso.

Disponer de instalaciones deportivas de primer orden y atraer profesionales del deporte y acontecimientos deportivos, como el desaparecido Tenis Playa de Luanco, es una gran herramienta de promoción turística. ¿Lo recuerdas? Es una pena no seguir contando con este importante evento deportivo que movía a una gran cantidad de seguidores fieles al deporte de la raqueta.

El Torneo Tenis Playa de Luanco era un torneo de tenis de exhibición, siendo el único en el mundo que se organizaba sobre la arena de una playa durante la bajamar. En la arenera se instalaban gradas para más de 2.000 personas que unido a las condiciones naturales de la entorno permitían alcanzar un aforo próximo a los 3.000 espectadores. Se instalaba luz artificial para que los partidos pudieran disputarse también por las noches.

Perfil del turista aficionado al deporte de la raqueta

El perfil del turista deportivo de raqueta, tanto de tenis como de pádel, presenta unas características comunes: edad media de ente 35 a 50 años, nivel económico medio-alto, proceden mayoritariamente de Gran Bretaña, países nórdicos, Alemania y Holanda; han visitado Asturias como mínimo una vez anteriormente y suelen ser clientes fieles.

What do you think?

0 points
Upvote Downvote
Marea actúa este sábado en la Plaza de la Laboral

Marea actúa este sábado en la Plaza de la Laboral

Sara Baras regresa al Niemeyer con su nuevo espectáculo: 'Sombras'

Sara Baras regresa al Niemeyer con ‘Sombras’