Quinientos años no se cumplen todos los días. Y sino que se lo digan a los miembros del Bando de la Guía de Llanes, que celebraron el medio siglo de su virgen el pasado sábado, 15 de octubre. Los actos conmemorativos comenzaron con la coronación de la Virgen de la Guía tras una misa impartida por el arzobispo Jesús Sanz Montes y en la que se congregaron cientos de fieles. Fue un día especial en el que las emociones se notaron a flor de pie.

Tras ella, la Virgen regresó a su capilla en solemne procesión, aunque con un recorrido distinto al que suele realizar cada ocho de septiembre. Distinto porque, por primera vez en medio siglo, la Guía pasó por las calles del Barriu Bustillo. Los vecinos se prepararon durante semanas para honrar a una virgen que está innegablemente ligada a sus calles.

Un barrio que dejó de lado las diferencias entre los bandos y que se unió para honrar a la virgen. Los vecinos pusieron la nota de color a un día tan especial con su trabajo y esfuerzo desinteresado.

El momento más emotivo fue la parada que la virgen realizó en el Paseo de San Antón, lugar donde se sitúo la primera capilla hace ya quinientos años. La jornada terminó con la danza de los arcos, interpretada por los más pequeños del bando.